Valentina hace su primer SOLE en Medellín

0

Por Valentina Giraldo Lozano

Valentina, quien vive en Medellín y hace parte del Programa Impulso de UWC Colombia, nos cuenta su primera experiencia con SOLE.

 

Quisiera comentar mi experiencia con SOLE Colombia. La verdad es que fue una experiencia muy gratificante, ya que todo empezó en Impulso, ahí nos mostraron el proyecto y yo dije:”¡Wow! lo quiero implementar en mi comuna, porque es considerada una comuna vulnerable”, y la verdad lo es.  Recuerdo que se me vino a la cabeza un día en el que estaba en clases de taekwondo y fuera de la UVA (un sitio en el cual las personas de la comunidad pueden acceder a diferentes talleres, actividades y están ubicadas en zonas de riesgo o vulnerables), y había chicos como de 18-19 años a los que les preguntaron que si sabían qué era un animal en vía de extinción y dijeron “no”. Yo me pregunté el porqué y hablé con un ayudante de la UVA (Unidades de Vida Articulada), quien me contó que eran jóvenes con pocos recursos y que ellos estaban tratando de hacer que fueran a las actividades para que no intentaran entrar a las drogas o cosas por el estilo.

Entonces cuando Sanjay (de SOLE Colombia) nos presentó el proyecto en el campamento (Programa Impulso), yo dije: “Tengo que hacerlo, sí o sí”; así que en la misma semana en la que llegué del campamento me puse a hablar con todos los de la UVA para que me permitieran gestionar el proyecto. Fue difícil porque había que hablar con administradores y muchas otras personas, sin embargo yo seguí persistiendo, hasta que saqué posters y avisaba afuera de la UVA, sin embargo para que la gente llegue y se interese en las actividades que hay, es extremadamente difícil.
Así que llegó el día y di mi primera clase, no tenía muchas expectativas con que llegara gente porque como no suelen ir pues dije “no va a llegar nadie”.
Fui a sala TIC y esperé (la clase era a las 4). Ya había gente en la sala, así que decidí informarles que iba a haber un taller SOLE y les expliqué en qué consistía; sólo se quedaron conmigo 6 personas. Para mí fue totalmente entendible y de igual manera me emocionó, porque esas 6 personas estaban interesadas y con ellas empezaría mi primer SOLE (debo confesar que darme cuenta que iba a ser la primera en Medellín sentí muchos nervios).

Así que empecé a explicarles en qué consistía la clase y que hicieran preguntas de todo tipo, fue muy divertido todo porque me hicieron cuestionarme cosas que ni yo me había preguntado.
Cuando empezamos la primera pregunta que fue decidida por ellos, ¿Por qué tenemos que dormir?, vi que un chico, Kevin, no sabía escribir ni leer (tenía al rededor de 12 años), entonces yo le busqué la primera pregunta, pero aún no sabía que no sabía leer ni escribir. Entonces él veía vídeos, le pregunté qué porqué veía vídeos, que si le gustaba más, y me dijo: “Es que no sé leer ni escribir”. Ahí mismo me dejó impactada, así que dije: “Bueno, yo te ayudo” y empecé a leer para él y él me iba explicando el tema que yo le leía, y así fue con la siguiente pregunta que realizamos: ¿Por qué si la tierra es redonda, no nos caemos? Yo les decía que tenían de a 5-8 minutos para convencerme de que su respuesta era la correcta y era real, que buscaran experiencias, opiniones, teorías, etc., y ellos a cada minuto que les restaba se emocionaban más.
Me alegró mucho ver eso, el interés en ellos, pero me gustaría mejorar más el método para que más personas asistan a la clase, ya que sé que no es normal que gente venga a la UVA, pero no es imposible, así que me puse en la tónica de llenar mi barrio de cartelitos para invitarlos.
Quisiera que cuando haya más personas viniendo al taller, se hagan SOLEs temáticos, y más didácticos.
Los comentarios de las personas que fueron a la clase me motivó muchísimo y más pensando en que realmente estoy llegando a zonas que son afectadas con educación, un pilar tan grande que debemos tocar en Colombia.

¡Agradezco muchísimo que me hayan presentado este proyecto porque esto me hace saber que los niños pueden crear también su propia educación!

 

 

Apoya nuestro proyecto “Re-empower 130+ local educators in rural Colombia” con el que buscamos llegar a más de 130 educadores locales en toda Colombia
Donate here | Dona aquí