SOLE en la frontera!! La historia del futbol en Herrán, Norte de Santander!

0

A Herrán lo vienen queriendo trasladar hace tiempo. Colgado de una ladera empinada, esta situado sobre una falla geológica que empieza en Colombia y termina en Venezuela, o al revés.

Salimos muy de madrugada de Cúcuta, antes de que las primeras luces del día alumbraran el camino. Con el amanecer fuimos descubriendo un verde intenso que hacia ambos lados del camino se levantaba, dando paso al negro curvo del asfalto. Luego de una curva abrupta en el carretera nos desviamos, y muy pronto dejamos atrás el pavimento, para seguir unas horas por una trocha de piedra. El primer rallo del sol nos calentó cuando atravesábamos altas montañas, y pudimos ver, a lo lejos, una gran montaña, al otro lado de la frontera. En Herrán termina el camino hacia el sur, continuando solo hacia el este, cruzando el río Táchira, ingresando a Venezuela.

 

La plaza del pueblo es muy bonita. Sobre un costado esta la iglesia, en el centro del parque pinos podados dibujan figuras, y sobre el otro lado quedan las ruinas de varias edificaciones que con los movimientos de la montaña colapsaron. La Biblioteca Municipal de Herran, está situada en un edificio nuevo, recién inaugurado, y al entrar se siente una atmósfera cálida y luminosa.

Llegamos un par de horas más temprano de lo programado a Herrán pues el conductor del carro en el que viajábamos tomó un atajo. Cleila Omaira Delgado Pabón nos recibió muy amablemente, e inmediatamente adaptó su agenda para poder llevar a cabo las sesiones inmediatamente, ya que aún nos quedarían muchas horas de viaje al terminar el SOLE, y por estas carreteras recomiendan transitar durante el día.

Cleila lleva 26 años como bibliotecaria, y nos cuenta que esta es posiblemente la sede definitiva después de muchas por las que ha pasado el espacio. Ávida de compartirnos historias muy bonitas de usuarios de la biblioteca, y de su relación con ellos, nos fue adentrando en la emocionalidad del lugar, y en el especial carácter de las interacciones que allí se gestan.

Llevamos a cabo la sesión de inspiración, y con la colaboración de varios niños y niñas que frecuentan la biblioteca fuimos explicando los diferentes elementos contenidos en el kit. En poco tiempo el espacio estaba ya vestido para el primer SOLE que se llevaría a cabo en Herrán. Cleila nos contó como fue aprendiendo a ser bibliotecaria, en gran parte por su cuenta, a punta de dedicación, pasión y amor por lo que hace. Es por esto que ha logrado que su biblioteca figure como una de las mejores de todo el país, haciendo parte de varios proyectos de vanguardia dentro de la red, como en este caso el pilotaje de SOLE.

Muy cumplidos, y eficientemente convocados en tan poco tiempo, fueron llegando los participantes a la sesión del día. El espacio ya estaba dispuesto para que se sentaran en grupos de a cuatro, o cinco, en torno a computadores y tabletas. Con un saludo muy efusivo los fue recibiendo Cleila, agradeciendo de corazón su participación. Y sin más preámbulos arrancó el SOLE!!

Se explicaron las reglas, se escogió a la capitana, y la nueva embajadora SOLE, manejando excelentemente la sesión, se adentró a crear la atmósfera propicia para enunciar la gran pregunta, en un tema que pudimos ver le encanta: el fútbol ! Fue haciéndoles varias preguntas acerca de la historia de este deporte, aumentando el clima de curiosidad y expectativa entre los participantes. Y cuando ya estaban todos muy atentos, los retó con la gran pregunta: ¿ De dónde viene el fútbol, cual es su historia?

A muchos les encantó el reto, podíamos sentir la pasión hacia el deporte, y esta se transmitía en la avidez con la que iteraban sus búsquedas para hallar más información sobre la pregunta. Los pequeños circulaban más libremente por el espacio, les fascinó la regla de poder observar lo que estaban respondiendo los otros grupos. Muy rápidamente las carteleras se fueron llenando de datos, historias, y dibujos. Y en un abrir y cerrar de ojos, el tiempo había culminado.

En un círculo compartimos las respuestas. Cada grupo exponía con orgullo sus hallazgos. Iban construyendo conocimiento colectivamente, agregando datos y opiniones a lo que los grupos anteriores habían presentado. Curiosidades que nadie conocía salían de las exposiciones, trozos de la historia que con seguridad, al resultar de una búsqueda detonada por una curiosidad sincera, no se olvidarán.

Salimos de Herrán felices. Cleila, la nueva embajadora SOLE nos dio un abrazo muy fuerte, y con el sentimos que había sucedido algo especial, que lo allí vivido perduraría.