Noticias

SOLE en el Punto Vive Digital de Convención.

Por María Guardias
Después de un viaje de 6 horas desde la ciudad de Cúcuta, llegamos al Colegio Normal de Convención, dónde atentamente nos esperaba Soraida, la administradora del Punto Vive Digital creado por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Soraida es una Convencionista de 37 años, dedicada a la atención a los jóvenes de la comunidad educativa,  al cuidado de los equipos computadores y de video, dispuestos en el punto y en otras salas del colegio.IMG_9474

A pesar de nuestra llegada tras una hora de retraso, la actividad arrancó tan pronto nos presentamos, el 30% del tiempo, estuvo presente junto a Soraida un coordinador del plantel muy interesado por tomar nota de los videos y de la charla que se tornó informal y fluida, pues los dos comentaban y asimilaban enérgicos la propuesta que traíamos entre manos: un proceso de aprendizaje auto organizado implementado por Ministerio de las          TIC y la Fundación SOLE Colombia que genera una gran expectativa en las comunidades. Paso seguido, proponemos la experiencia SOLE como un juego de interacción, así que entre los dos hacían el ejercicio del storyboard “¿Qué aprendiste tú sólo?”. Así la intensidad emocional del encuentro comenzó a crecer, pues recordaron cuando aprendieron a moldear barro siendo niños.

Pasada la primera parte del taller, Soraida nos sugirió hacer entrar a las personas convocadas, de repente el salón equipado con aproximadamente 16 computadores estaba lleno, y habían de a 2 personas en algunos de los equipos, esa fue la primera sorpresa, pues Soraida ya nos había dicho que no sabía si llegarían todos los invitados, porque nuestro encuentro se había cruzado con otra actividad del colegio.

Soraida comenzó la sesión con nervios ya que era su primer SOLE, la primera parte del ejercicio había sido rápido y abrumador, no hubo tiempo ni siquiera para un receso. Así que de la mejor forma, mantuvimos comunicación constante, para apoyarla en los pasos que intuitivamente comenzó a liderar, se apoyaba de la cartilla del paso a paso, y si tenía dudas, nos volteaba a mirar como esperando aprobación o no, del siguiente número. No obstante, supo sortear cada parte del taller, desenvolviéndose con naturalidad y tranquilidad, supo hacer su papel de abuelita, comenzó a dialogar con los asistentes, un grupo de niños y niñas entre los 10 y los 15 años, y una profesora. Escucharon atentos, y con algo de timidez las reglas que Soraida leyó, poco a poco  la timidez se transformó en curiosidad.  Entonces, se hizo la elección casi unIMG_9486ánime del capitán, un niño de 13 años, aparentemente desapercibido, que nos sorprendió con su carisma y buena energía. Paso seguido, la profesora propuso una primera pregunta: ¿Cuántas galaxias existen?, esta motivó a los demás a reformular tres o cuatro más, hasta llegar a la gran pregunta: ¿Cuál es la verdadera teoría del origen del universo: la religiosa o el Big Bang?.

 

A partir de ese momento el espacio se llenó de inspiración, hubo tiempo para bromear, jugar y hasta para hacer coplas. Al final cada grupo expuso sus conclusiones, la claridad de cada uno de los participantes que habló fue admirable, en unas se ratificó la relevancia de la ciencia frente a lo metafísico, y en otros casos se reflexionó de manera filosófica sobre el tema. La gran pregunta generó más preguntas que respuestas.

 

Vivir la experiencia SOLE es más que seguir unos pasos de un método autodidáctico. El principio de un proceso de educación auto-organizado, y la hermosa posibilidad de convergencia de los participantes, nos han llevado a comprender el verdadero significado del término “explorador”, ir por tierras desconocidas observando, escuchando, sintiendo el clima, disfrutando de las nuevas comidas, de la cultura y costumbres en tierras Norte Santandereanas.

Soraida, la nueva embajadora SOLE, nos enseño cómo la confianza puede generar nuevos actores transformadores de la sociedad.