SOLE en El Piñón – ¡Aprender juntos es mejor!

0

Por Catalina López (fotos) y Maryam Tertel (texto)

 

¿Cómo pueden permanecer los satélites en un mismo lugar sin perderse en el espacio?

Esta fue una de las Grandes Preguntas que se hicieron estudiantes, docentes y otras personas de la comunidad de El Piñón, Magdalena, en su primer SOLE.

El Piñón, a orillas del río Magdalena, es una de las tres comunidades a las que hemos llegado gracias a un proyecto de colaboración entre SOLE Colombia y ATC Sitios de Colombia, S.A.S. (una empresa American Tower Corp.). 

Todo empezó hace varias semanas cuando estudiantes de la IED Agrícola de El Piñón junto a la profe Berthina, respondieron a la convocatoria para unirse a SOLE. En un corto video contaron muy motivados su historia, y fue así uno de los primeros lugares que escogimos para llevar SOLE.

Desde que confirmamos nuestra visita, estudiantes, profes, el gestor del Punto Vive Digital y otras personas de la comunidad, se estaban preparando para recibirnos.

Luego de una corta y hermosa travesía para atravesar el río Magdalena en un bote que conecta el departamento del Atlántico con el departamento del Magdalena, llegamos a la comunidad de El Piñón, que desde el principio nos contagió con su motivación, alegría y pasión.

Al día siguiente llegamos en la mañana al colegio, donde está el PVD, y poco a poco fueron llegando profes, estudiantes y otras personas de la comunidad. En poco tiempo la sala estaba llena, de gente y de expectativas.

Empezamos preguntando al grupo ¿Qué han querido saber siempre? Cada uno debía escribir 3 preguntas, para luego llegar juntos la Gran Pregunta. Esto empezó a despertar la curiosidad de los participantes y luego de unos minutos, mientras unos seguían pensando en las preguntas que les inquietaban, otros se atrevieron a compartirlas. Estas iban desde temas filosóficos y fenómenos físicos, hasta la situación socioeconómica del país y otras preguntas que hicieron reír al grupo entero.

Cuando entre todos escogieron finalmente la Gran Pregunta, por grupos empezaron a investigar. Hubo mucha emoción y movimiento entre estudiantes, profes y todos los que estábamos en la sala. Al final cada grupo contó lo que había encontrado, y finalizando esta primera sesión, varios profes y estudiantes decidieron quedarse para conocer más y saber cómo ser embajadores SOLE.

En la tarde tuvimos una segunda sesión y Belén, abuelita de la Nube de Abuelitas, se conectó desde Madrid, España, para conocer a los participantes y nuevos embajadores del nuevo SOLE en El Piñón.

Esta experiencia nos mostró el potencial de aprendizaje que existe cuando se juntan estudiantes y docentes para aprender juntos y participar de un mismo espacio. Fue impresionante la apropiación de los estudiantes y la flexibilidad de los profes para soltar y aprender junto a los chicos.

También fue evidente el interés por continuar, una parte del grupo estuvo todo el día y varios estudiantes regresaron en la tarde, a pesar de que su jornada escolar había terminado.

Aunque había un grupo grande, todos coincidieron en la necesidad de invitar a mucha más gente de la comunidad a SOLE, y juntos decidieron crear nuevas estrategias de convocatoria para traer a más personas usando el siguiente lema: “Aprender juntos es mejor”.

Ahora esperamos que este lema llegue a través de la emisora comunitaria, el puerta a puerta, y otras formas de comunicación, a todas las personas que habitan en El Piñón y otros pueblos de la zona.

¡Gracias a la comunidad de El Piñón por recibirnos y seguiremos entusiasmados con todas las historias SOLE que tengan para contarnos!