¿ Por qué llueve hacia abajo en Ocaña?

0

Recuerdo que pequeño, en el colegio, nos enseñaron que Ocaña había sido la capital de Colombia, por un día, o dos, lo que duró la noticia en llegar a Santafé de Bogotá. Siempre había tenido presente el nombre de esta ciudad, pero nunca había tenido el placer de visitarla.

Para llegar a ella desde Barrancabermeja, desde el cálido valle del Rio Magdalena, se atraviesan paisajes hermosos. Después de pasar Aguachica se aleja uno del río, y el valle en ondulaciones va modulando exuberante vegetación hacia la cordillera occidental. Ahí arranca a serpentear una carretera colgada de un filo, subiendo más de mil metros, hasta llegar al Alto de Sanin Villa. Ahí se deja atrás el valle del magdalena, vasto y luminoso, se cruza la cordillera, y se adentra uno en Norte de Santander.

Es una ciudad con mucho movimiento. Desde la colonia, y durante la república, o las repúblicas ( Aquí sucedieron varios episodios de importancia en la conformación de lo que hoy vivimos como Colombia. Escenario de uniones y divisiones, allí  se gestaron golpes de estado y dictaduras). Fue un importante centro de comercio, y albergó casas comerciantes colombianas y de otros países. Es por eso que hubo un influjo considerable de extranjeros, que al mezclarse con la hermosa gente de estas tierras, dio origen a la bella población que hoy la habita. En Ocaña, dicen y se ve, habitan las personas más bonitas de Colombia.

Por la mañana, cuando la niebla se disipó, y salió un sol brillante que calentó las calles, llegamos a la Biblioteca Pública Luis Eduardo Paez Courvel, situada en el Complejo Histórico de Ocaña. Aquí se encuentra el antiguo convento Franciscano, fundado en 1584. En 1828 albergó a  la Gran Convención, hecho político que dio origen a los partidos en Colombia. Una asamblea constituyente buscó reformar la Constitución de Cúcuta de 1821 en la que se creó la Grán Colombia. Las diferencias que se suscitaron entre los seguidores de Simón Bolívar, y los de Francisco de Paula Santander, causaron el fin de La Gran Colombia, y la proclamación de Simón Bolívar como dictador.

A este escenario tan hermoso y cargado de historia llegamos por la mañana a realizar la sesión de inspiración y acción de SOLE. Durante la mañana nuestra nueva embajadora, Liliana Casadiego Ortega, dicta clases de informática a adultos mayores. La sala de informática que maneja está muy bien organizada, e inspira al estudio y la interacción.

En esta ocasión hubo dos innovaciones en la forma como veníamos realizando las sesiones de activación de la metodología SOLE: los participantes fueron en su mayoría adultos mayores (con excepción de un niño y funcionarios de la biblioteca), a quienes invitamos a  la sesión de inspiración. Esto último fue bien interesante pues varias de las asistentes habían sido, o eran maestras. Escuchar las revolucionarias ideas de Sugata Mitra en torno a la educación generó bastante interés. Se sintieron además parte del proyecto al colaborar a organizar y conformar el nuevo espacio SOLE!!

Llegó el momento de realizar la fase de inspiración, y escogieron como capitán al niño que nos acompañaba. Sería él quién organizaría y guiaría la sesión ante participantes mucho mayores. Nos sorprendió la forma como se desenvolvió con soltura y liderazgo, fue un excelente capitán!!

Después de una lluvia de ideas, escogieron la gran pregunta: ¿Por qué llueve hacia abajo? E inmediatamente se organizaron en grupos, e iniciaron sus investigaciones. El capitán circulaba por todo el salón atendiendo a dudas, entregando materiales para las exposiciones, y dinamizando las actividades.

Los participantes discutían y plasmaban lo que encontraban en las carteleras. Algunos manifestaron haber terminado muy rápidamente, pero siguiendo la metodología de la abuela que da ánimos y pregunta, se les hizo caer en cuenta que su respuesta conducía a muchas más preguntas interesantes, y así siguieron descubriendo hasta finalizar la sesión.

A lo último, las exposiciones fueron aplaudidas entre risas y diversión. El capitán colaborando en cada una de las presentaciones, y luego anotando la respuesta en consenso a la gran pregunta. Y de nuevo, como resultado de la actividad, quedaron con muchas más preguntas: ¿De dónde viene la leyenda de Papá Noel? ¿ El hombre realmente llegó a la luna? ¿ El nombre del color naranja viene de la fruta, o el nombre de la fruta viene del color? ¿ Qué es la nube de la escuela?

Las asistentes se despidieron felices. Manifestaron que les había parecido hermosa la sesión, un lugar de encuentro y de conocimiento para compartir con sus amigas. También recomendaron que sesiones así se lleven a cabo en más lugares, en casas, y en colegios. Quedaron muy entusiasmadas pidiendo la fecha del siguiente SOLE.

Nos encantó la disposición de la nueva embajadora SOLE, quién descubrió en la metodología una herramienta con el potencial de generar dinámicas muy constructivas en el espacio que maneja, y con la posibilidad de trascender a otros espacios y públicos. Estaremos atentos a los aportes que desde Ocaña contribuirán a hacer de SOLE una herramienta poderosa de generación colectiva de conocimiento.