Noticias

Cuatro Bocas o la historia del aire.

IMG_3156La brisa, el aire, el viento, uno de los cuatro elementos más apreciados en la costa caribe. Cuando vamos a la playa nos abriga el viento hasta envolvernos en el salitre del mar y convertirnos en seres salados. Esta sensación tan refrescante, sobre todo en temporadas de verano, se produce por algo que no podemos ver, solo sentir, sentir, sentir, pero en sí ¿Qué es el aire?

 ¿De dónde sale aire? –“¡De la nariz!”… Respondió un niño mientras se reía de su ocurrencia. Pero, ¿De qué está hecho el aire? –“De la brisa”, dijo otro niño que hacia parte de uno de los tres grupos que participaron de primer SOLE que se hizo en Cuatro Bocas, corregimiento de Tubará en el Atlántico.

Tubará, un corregimiento pequeño, ubicado en la cima de unas pequeñas montañas, donde la escuela solo llega hasta primaria y los niños entrenan fútbol en las tardes. Allí está el Kiosco Digital que por estos días se encuentra en mantenimiento como consecuencia a una tormenta tropical. Por tal motivo para responder a la Gran Pregunta los participantes se valieron de otros métodos. El debate en cada grupo fue fundamental al iniciar la búsqueda, cada uno le contaba al otro lo que pensaba del aire. Pero había un grupo, donde estaban los niños más pequeños, que después de indagar entre ellos resolvieron hacerle la pregunta a la Capitana. Luego, siguiendo la regla 8, de ir a consultar con los vecinos la pregunta, salieron a buscar a sus familiares, quienes en la puerta de su casa, sentados en la mecedora tomaban el aire, y encontraron, los niños, que la respuesta de IMG_3190sus vecinos fue lo mismo que les contó la capitana.

Este mismo grupo, compuesto de solo niños, como los otros dos, donde la única niña era la capitana, al momento de dibujar el viento se pararon frente al ventilador y mientras uno posaba con los brazos abiertos, el otro lo retrataba y  veía como el aire se manifestaba en él.

Después de aplaudirse todos los participantes y antes de despedirse se acordó cuando sería el próximo SOLE, el embajador Danilo Orellano, propuso el sábado, pero los participantes insistieron que fuera al otro día. Tanta fue la insistencia que Danilo, un hombre entregado a la comunidad, interesado en la parte social, inspector de policía del corregimiento y quien vio en SOLE una oportunidad de enseñanza a los distintos grupos de población como las madres comunitarias y en la vereda donde ha llegado varias personas desplazadas por el conflicto, cedió a la petición y programó el SOLE el 9 de octubre a las 2:00pm.

Danilo quedó muy motivado a continuar haciendo SOLE en su comunidad, ya que se puede convertir en una plataforma para que las personas aprendan nuevos saberes que salgan desde sus intereses o continuar capacitándose y aprendiendo los jóvenes que no pueden acceder al bachillerato.